¿Qué hago si mi hijo se ha roto un diente? Consejos y soluciones

Mi hijo se ha roto un diente, ¿qué tengo que hacer?

Muchas veces ocurre esta situación cuando nos encontramos lejos, fuera de casa o simplemente con la imposibilidad de acudir corriendo a nuestro dentista.

Por eso en este post os hablaremos de las posibles soluciones que existen para estas situaciones.

¿Cómo reaccionar si tu hijo se ha roto un diente?

Si el golpe ha sido en la boca, probablemente será aparatoso y habrá sangre, por lo que lo primero que tenemos que hacer es revisar los daños.

Tal vez sea un corte en el labio, pero puede que esté afectado el interior de la boca, la lengua o un diente.

Hay que valorar el alcance de la lesión. ¿Falta un trozo grande? ¿Se mueve el resto de la pieza dental? Si a alguna de estas preguntas respondemos que sí, hay que acudir al odontólogo.

Tendremos que comprobar que la raíz no esté dañada, o si hay que intervenir de algún modo para que la boca no empeore.

imagen ha roto un diente

Si es posible, hay que localizar el fragmento o fragmentos que se han desprendido, porque en algunos casos se podrían aprovechar reenganchándolos al diente en la consulta.

Tiene que ser al poco tiempo de haberse caído y conservando el trozo de diente sumergido en suero fisiológico, por ejemplo.

Aunque, si no hay otros daños, esta recomposición dental suele hacerse con los dientes definitivos y no con los de leche.

Probablemente el niño tenga dolor, y si hay hemorragia, conviene mojar una gasa con agua fría y aplicar presión sobre la zona afectada.

Si el niño es mayor, se le pude ofrecer un cubito pequeño o un polo de hielo para que vaya chupando.

Hay que tener en cuenta que cualquier rotura de diente daña la capa superficial del esmalte, por lo que el interior de la pieza está más expuesto.

Entonces, el diente podría deteriorarse con rapidez. Por ello hay que extremar la higiene de la boca, incluso cuando el fragmento desprendido sea pequeño.

Si se ha roto un diente de leche también es importante vigilarlo

Podríamos pensar que si se trata de un diente de leche roto, que el niño va a cambiar (puede que pronto si se acerca a los cinco años), no pasa nada. Entonces, tampoco pasaría nada si no se los lava… Pero sí que pasa.

La mala higiene bucal puede provocar caries y estas dolor y destrucción de los dientes.

Una pieza dañada puede no causar dolor al principio (o estar camuflado por el dolor general de la boca), pero será más sensible a las bacterias, más susceptibles de sufrir caries y otras infecciones bucales, es probable que la raíz sufra algún daño.

Espero haberte ayudado con este artículo, coméntame en los comentarios qué te ha parecido y si sabes de alguien a quien pueda ayudarle esta lista… ¡No dudes en compartirle este post! 🙂

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies